¿Qué son las brañas?

  Volver a "Desde la mi ventana"
   

   

 

 

¿QUÉ ES UNA BRAÑA?

 
       
Las brañas son lugares frescos y húmedos, situados en zona altas de montaña, donde abundan los pastos incluso en el verano. El término braña deriva del latín "verania", aunque algunos también lo relacionan con el céltico "brakna". Cuando el calor agostaba los pastos bajos de los valles, aún se conservaban en las brañas perfectamente frescos y jugosos, siendo principalmente utilizados para el ganado vacuno.

        Estos parajes denominados
brañas se extienden por la cordillera Cantábrica desde Galicia (Ancares) hasta el norte de Burgos, pasando por las montañas de León y Palencia, y por el Sur de Asturias y Cantabria. En la actualidad, muchas son simples pastos verdes, pero a menudo aún presentan, en mejor o peor estado de conservación, las construcciones utilizadas por los pastores o brañeros.

        Las brañas están muy relacionadas con la cultura de los vaqueiros de alzada, que todos los años dejaban sus casas, situadas en zonas más bajas, y se dirigían a las brañas, donde tenían sus viviendas de verano, regresando de nuevo en otoño. Hoy, hay muy pocos brañeros que sigan "alzando" a las brañas y puertos de montaña, limitados prácticamente a las zonas próximas al Puerto de Somiedo.

        En
las brañas suelen conservarse varios tipos de edificaciones. Las más antiguas son los "chozos" y "corros" de planta circular, pequeños y muy primitivos, que solamente servían de refugio para pasar la noche. Los "corros" tenían cubierta de losas de piedra formando una especie de bóveda, mientras que los "chozos" se cubrían con "teito" de escobas en forma cónica. Más abundantes son las "cabanas", construcciones de piedra algo más evolucionadas, de planta rectangular, rematadas también por escobas o piornos ("cabanas de teito"). La mayoría de ellas se van perdiendo por el paso del tiempo y el abandono.

Según la situación de las brañas y otras características, se pueden distinguir tres tipos: 

Brañas de verano: situadas a gran altitud, y a bastante distancia de los pueblos a los que pertenecen. Únicamente pueden utilizarse a lo largo de los tres meses de verano, siendo usadas solamente por los pastores. Sus edificaciones típicas eran los chozos y los corros.

Brañas equinocciales: situadas en zonas algo más bajas, se utilizaban desde la primavera hasta el otoño. Sus edificaciones eran las cabanas, que tenían una pequeña habitación, "llar" para cocinar, cuadra con pesebre e incluso una pequeña alacena. A veces tenían en las proximidades pequeñas instalaciones, como fuentes, abrevaderos,...

Brañas pueblos: son las que evolucionaron hasta convertirse en poblaciones permanentes, pudiendo llegar a tener más importancia que el pueblo de origen. Los vaqueiros se desplazaban con toda su familia, ganado y enseres, y a veces completaban su sustento con una cierta dedicación a la agricultura o a la arriería. Los edificios ya eran verdaderas casas. Muchos nombres de poblaciones demuestran que se originaron como brañas, de los cuales hay una infinidad en Asturias. En la provincia de León se conservan dos pueblos que llevan el nombre de "La Braña", uno de ellos cerca de Valdelugueros y otro cerca de Vega de Valcarce, así como otras denominaciones parecidas como Brañuelas y Brañillín.


        Existen muchas referencias en la
Canción Tradicional a las brañas, pues como toda forma de trashumancia presenta un importante componente emotivo, sobre todo alrededor de la despedida de los brañeros. Aparte de la Jota, el baile fundamental en estas tierras es el "Chano", llamado también, según las zonas, "Garrucha" o "Son de Arriba". He aquí algunas muestras:


Aunque voy a la braña
no llevo pena,
porque llevo patatas
para la cena,
y adiós, amante,
adiós, amor.


        Otras estrofas son un poco más guasonas, como la que dice:


Cuando voy pa la braña
no llevo pena,
porque llevo la burra
de compañera...


        La gente de
las brañas era considerada algo diferente, para bien o para mal:


En las brañas se lavan
con la debura,
por eso hay en las brañas
tanta guapura.

Salid, mozos, a bailar,
a los de la braña digo,
porque los que son de aquí
gastan mucho señorío.


Mocitas de Laciana,
¿quién vos mantiene?
Los arrieros del puerto,
que van y vienen.


        Aunque hoy
las brañas no conservan más que los restos de su gran importancia en el pasado, en el que sin duda representaron una auténtica forma de vida e integración con el entorno, sería conveniente hacer algo por su conservación y por la recuperación de las costumbres y tradiciones relacionadas con estos hermosos lugares, que han dado origen a una cultura muy especial compartida por varias provincias del Norte de España. De alguna forma, el nombre de nuestro grupo dedicado a la Canción Tradicional Leonesa quiere contribuir a la difusión y el conocimiento de esta cultura ancestral.

 

 


 


Los autores de este artículo son:  José Antonio García Trabajo y Jesús San José Hernández.

 

 

 

 



 

 

www.000webhost.com