El Bierzo

  Volver a "Desde la mi ventana"
   

   

 

 

EL BIERZO

         El Bierzo constituye una clara unidad geográfica, que ha hecho que se le considere como una verdadera región natural. Situado en el occidente leonés, ocupa una gran hondonada, limitada en todos sus puntos cardinales por sierras y montañas que la separan de la vecina región gallega y de las comarcas leonesas de la Maragatería, Laciana y Cabrera. En El Bierzo podemos encontrar fundamentalmente dos tipos de paisaje: el montañoso del Bierzo Alto, en la periferia de la hoya, y la llanura de El Bierzo Bajo, en la parte central.

        Por su situación constituye una
zona de tránsito entre la meseta y Galicia, lo que no sólo condiciona su paisaje, sino su habla y sus costumbres. El Bierzo no posee una unidad lingüística; sus lenguas son el leonés berciano y el gallego, con influencias del bable y del pachuezu, y por supuesto, fuertemente castellanizados.

        Independientemente de estas características y de las distintas opiniones que pueden ser defendibles sobre la cultura leonesa o gallega de este pueblo, hay que destacar que
los bercianos tienen muy arraigada la idea de su propio bercianismo, carácter que les viene de muy antiguo, a juzgar por las abundantes citas históricas.

        En el campo del folklore y de la Canción Tradicional, que es el objeto del presente artículo, hay que empezar señalando un
tópico que ha pervivido hasta hace muy poco y que es tremendamente injusto. Han sido muchos los que han mantenido la tesis de que El Bierzo no poseía canciones tradicionales autóctonas, asegurando que solamente se cantaban habaneras y canciones hispanoamericanas. El autor de la interesante obra "Vocabulario del Bierzo", impresa en 1934, Verardo García Rey, dice textualmente: "El valle carece de canciones y música regionales: el romancero es pobre, por naturaleza".

        Esto puede ser así si se analiza muy superficialmente. Y de hecho, en los festivales de canción berciana, las habaneras se prodigan muchísimo; pero en cuanto se indagó de una manera más profunda y sistemática en las poblaciones rurales, donde las canciones conservan toda su pureza tradicional regional, se descubrió que el
Cancionero Berciano es muy rico y variado.

        En 1977 vio la luz una obra de gran importancia para el conocimiento de la Canción Tradicional en El Bierzo. Fue el
"Cancionero Berciano", editado por el Instituto de Estudios Bercianos, en el que aparecen transcritas musicalmente más de cien canciones, de entre las muchas que fueron recogidas por el infatigable recopilador y folklorista Amador Diéguez Ayerbe. Los cantos y danzas recogidas son abundantísimos: romances, canciones de beber, de arada, de siega, de magosto, de arrieros, ramos, de peregrinos, religiosas, jotas, bienparaos, brincaos y otros muchos tipos.

        El transcriptor de estas melodías,
Federico Fernández Luaña, en la introducción hace unos comentarios generales, donde señala la tendencia general de los bercianos a cantar a dúo y a utilizar el modo menor. En cuanto al texto literario, es frecuente que conviertan las estrofas de cuatro versos en estrofas de siete. Por ejemplo, la cuarteta octosílaba siguiente:


"Para cantar, San Lorenzo,
para buen vino, Los Barrios,
y para niñas bonitas
vete a Toral de Merayo",


        Se convierte en:

"Para buen vino, Los Barrios.
Para cantar, San Lorenzo,
para buen vino, Los Barrios,
y para niñas bonitas
vete a Toral de Merayo.
Vete a Toral de Merayo,
para cantar, San Lorenzo."


        Los
instrumentos son variados: en la zona suroriental, limítrofe con la Maragatería, domina la flauta y el tamboril; en cambio en la zona occidental, colindante con Galicia y La Cabrera, es muy utilizada la gaita de fole. Entre los instrumentos de percusión hay que destacar la existencia de panderos redondos sin sonajas y panderetas con sonajas; y en la zona del Alto Sil, se utiliza el pandero cuadrado, además de diversos tipos de castañuelas y pitos.

        Para los interesados en profundizar más sobre las tradiciones y folklore de esta comarca, no dudamos en aconsejar el primer volumen de la serie
"Etnografía y Folklore de las Comarcas Leonesas", dedicado a El Bierzo en su totalidad, y cuyos autores han sido el ya citado Amador Diéguez Ayerbe y el investigador José Luis Alonso Ponga, que ha dado forma al libro. En él se habla, entre otros muchos temas, de las ricas tradiciones populares, como los carnavales, aguinaldos, vendimias, magostos, mayos, rondas, bodas, filandones, juegos, romances, romerías, ritos, creencias,... y se acompañan de una serie de canciones tradicionales inéditas, algunas transcritas en partitura y otras grabadas en cinta "cassette".

        Queremos aprovechar esta ocasión para preguntar -a quien sea menester- por qué no han salido más volúmenes de esta serie, sabiendo como sabemos que ya hay algunos más escritos esperando ser editados. Desde luego, si los demás tomos son de la misma calidad del primero, sería una verdadera pérdida para la bibliografía leonesa.

 

 


 


Los autores de este artículo fueron:  José Antonio García Trabajo y Jesús San José Hernández.

Fue publicado en el Diario de León, en la sección "El Filandón" el 12 de abril de 1987.

Las ilustraciones creadas por Gómez Domingo.

 

 



 

 

www.000webhost.com