Se ha escrito sobre "La Braña"...     

                                                                                            

 

     

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

GRUPO FUNDADO

 

EN  OCTUBRE

 

DE 1980

 

Diario de León

25/09/1981

 

Ángel Barja

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El pasado miércoles, en el bar musical Hula-Hula, tuvo lugar la primera audición de una cinta interpretada por el conocido grupo leonés "La Braña" y grabada por Caskabel. El contenido de la cinta es entrañable y lleno de validez para un trabajo que ya debería estar hecho en esta provincia: un puñado de canciones, recogidas de labios de las gentes que las han conservado en su memoria y en su corazón a lo largo del tiempo. Escuchamos primero las voces de las ancianas que dictaron las melodías, y luego el arreglo
que de ellas ha hecho "La Braña".

 

En primer lugar hay que notar el valor de la idea. Recoger las melodías que todavía se conservan por nuestros pueblos no solamente es una aportación cultural, sino también una necesidad urgente para la conservación del cancionero leonés, siempre proyectado y nunca escrito, siempre deseado por muchos y conseguido sólo fragmentariamente. Por eso est cinta, que estará pronto a la venta, significa un paso más -¡e quanto gentile!- hacia la recuperación de las viejas canciones de nuestra tierra.

 

Es conmovedor oír a las ancianas señoras que dictaron las melodías, señoras que son los verdaderos Long Playing de su época hoy lejana, pronunciar con labios trémulos los piropos que entonces, ¡ay! les decían los mozos; piropos curiosos y desusados, pero llenos de recias querencias. Porque no es solamente la música lo que aquí interesa: también los textos poseen un encanto particular, que es el reflejo de una cultura rural pura y llena de humanidad. Sentimos no poseerlos para citar alguno,  pero hay que decir
que no tienen desperdicio.

 

Los arreglos que de estas antiguas melodías ha hecho "La Braña" son jugosos y creativos, han puesto de relieve el dato popular casi anquilosado por los años y la voz de las ancianas transmisoras, comunicándole nueva vida y extrayendo de él la frescura, el ritmo y la gracia primitivas. Cuando la señora Goya, Antonia o Petra escuchen la transformación que "La Braña" hizo de sus canciones, es posible que se asombren, pero se sentirán orgullosas de haber participado en un trabajo tan bonito.

 

Cuando Bela Bartok y Zoltan Kodaly emplearon largos años de su vida en recoger canciones populares, fue porque vieron en ellas los más puros retazos del alma de los pueblos, los retazos originales y espontáneos del sentimiento y filosofía de las gentes. Esto sigue siendo hoy igual.  No podemos perder tan gran riqueza, porque esto significaría perder nuestro rostro espiritual y característico.

 

Alabamos la realización del grupo "La Braña" y deseamos que algún día se escriba el Cancionero leonés, cuyas páginas andan sueltas por nuestros pueblos con grave peligro de que el tiempo -mal viento para los ancianos- se las lleve definitivamente.

 

                                                                                                                Ángel BARJA

 

 

 

              

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

        

 

 

www.000webhost.com